Protegemos el medioambiente: proyecto de reciclaje “Cuidemos la Casa Común”

La Protectora se suma a la causa medioambiental, impulsando un proyecto de reciclaje en su casa matriz ubicada en la comuna de Puente Alto. Con esto, se espera reducir la cantidad de residuos que se genera, e incentivar en los niños y jóvenes (y sus familias) la cultura del reciclaje y el cuidado del planeta.

El pasado 8 de agosto, con la participación de cientos de niños, colaboradores y familiares de los cuatro colegios, dos jardines infantiles y dos residencias del Campus “Las Nieves” en Santiago, se dio inicio al proyecto, “Cuidemos la casa común”. Este proyecto fue posible gracias a la alianza con Kyklos, empresa que promueve el reciclaje entretenido en los colegios, y al financiamiento otorgado por la fundación Amancay y Andina.

      

En línea con la encíclica del Papa Francisco LAUDATO SI’ SOBRE EL CUIDADO DE LA CASA COMÚN y su llamado a cuidar del medioambiente, se trata de un proyecto educativo que busca transformar el reciclaje en un hábito y de esta forma disminuir el volumen de residuos.

Kyklos, empresa con la que La Protectora hizo la alianza estratégica, funciona desde el año 2013 instalando Puntos Limpios en colegios y educando a los niños. Nace bajo la idea de que si a un niño se le explica que al reciclar está ayudando a la conservación del planeta, no sólo lo va a hacer, sino que además va a involucrar a toda su familia. Por su parte, los colegios intervienen la malla curricular de los alumnos con contenido medioambiental, se implementan talleres prácticos y diversas actividades que entreguen a los niños las herramientas necesarias para que el día de mañana puedan construir una sociedad más amigable y menos contaminante.

Mariella Arias, directora del colegio Miguel Cruchaga Tocornal, establecimiento de educación básica presente en el Campus, señala que “Los niños están comenzando a tomar conciencia sobre la importancia de la limpieza y del cuidado del medioambiente. La Protectora hace un tremendo esfuerzo para mantener cuidado un maravilloso entorno de 20 hectáreas, pero no es fácil ya que en este lugar transitan alrededor de 4000 personas diariamente. Hay que aprovechar todos los recursos y capacitaciones que nos están entregando. Necesitamos hacer conciencia”.