Historia

En Chile a fines del siglo XIX, se vivió un proceso de migra­ción del campo a la ciudad, lo que generó una gran necesi­dad social que no la alcanzaba a cubrir el Estado. Señoras, inspiradas por la Encíclica Social“Rerum Novarum” llamado de Su Santidad León XIII a realizar una acción social transforma­dora, en noviembre de 1894 se reúnen, y así dan vida a lo que será La Protectora de la Infancia.

Institución esta de beneficencia y sin fines de lucro, la que se haría cargo de satisfacer necesidades básicas de techo, alimento y abrigo a niños, quienes deambulaban por las ca­lles de Santiago. Se inician así, en calle Matucana 47, lugar cedido por el Presidente de la República don Jorge Montt, para los primeros 30 niños.

En 1936 el Consejo Directivo, movido por el interés de in­tegrar a los niños en un desarrollo agrícola, adquirió con mucho esfuerzo el fundo Las Nieves en la Comuna de Puente Alto, lugar que hoy alberga la Casa principal de la Institución.

Hoy día ya no es solo pan, techo y abrigo… Las experiencias que movilizan a La Protectora incluyen desde el aprendizaje inicial para llegar al integral de los niños, niñas y jóvenes, el fortalecimiento de las competencias en sus padres y, la lucha diaria contra el maltrato, abuso y abandono infantil.