Subsecretaria Castro visita y destaca los jardines infantiles de La Protectora en donde los niños aprenden en contacto con la naturaleza

El contacto con la naturaleza es vital para los seres humanos, y especialmente para los niños, ya que además de aprender de ella, el acercamiento con el medio ambiente trae múltiples beneficios, tanto a nivel pedagógico como cognitivo.

En ese contexto, la subsecretaria de Educación Parvularia, María José Castro, realizó una visita a los jardines infantiles “Niño Jesús de Praga” y “Ernesto Pinto Lagarrigue”, de la Protectora de la Infancia, en la comuna de Puente Alto, para conocer la implementación del programa “Naturalizar Educativamente” de Fundación Ilumina.

La autoridad de Gobierno fue recibida por la presidenta de la Protectora, Sra. Alicia Amunátegui de Ross, quien la invitó a un recorrido por la institución, y así conocer de cerca la labor que la fundación realiza a través de 35 programas sociales, 9 jardines infantiles y 5 colegios. Posterior al recorrido, la subsecretaria Castro se trasladó al patio conjunto de los jardines infantiles “Niño Jesús de Praga” y “Ernesto Pinto Lagarrigue”, ambos rodeados por espacios de cultivo y un invernadero, como parte de las actividades pedagógicas del programa, que considera a la naturaleza como una herramienta educativa primordial.

Para la directora estratégica de la Protectora, María Inés Ross, “la implementación de este programa viene por una preocupación desde el comité pastoral: la Encíclica del Papa Francisco, “Laudato Si, sobre el cuidado de la casa común”, en la que nos invita a tomar conciencia de nuestra responsabilidad por nuestro mundo, ya que todos somos responsables en esta tarea”.

La autoridad del ministerio de Educación destacó y felicitó el trabajo que los equipos de la Protectora han realizado con los párvulos. Al respecto, sostuvo que “todo lo que hagamos hoy, por conectar a los niños con la naturaleza, tiene sentido. Y, además, hay otro aspecto fundamental, que se logra particularmente, que es la autoestima, esa seguridad en sí mismo. Y acá hacemos un llamado a los padres, a todos, que los niños se ensucien, trepen árboles con precaución, exploren; eso ayuda a su seguridad, autoestima y autonomía”.

La actividad contó también con la presencia del gerente general de La Protectora, Francisco Loeser; la directora del área de Educación Inicial de la Protectora, Fabiola Acuña; y la directora ejecutiva de Fundación Ilumina, Magdalena Valdés.

Cabe destacar que el contacto cercano de los niños con la naturaleza permite, a nivel educativo, mejorar el desarrollo cognitivo ampliando así la capacidad de razonamiento y de observación. A su vez, los niños tienen sentimientos más positivos sobre sí mismos y desarrollan un fuerte sentimiento de amor y armonía con el mundo.